Categorías: Urbanismo

Los barrios marginales pueden inspirar el futuro de las ciudades

Barrios marginales de las ciudades

Alrededor de mil millones de personas en todo el mundo viven en barrios marginales, asentamientos informales típicamente habitados por la población urbana humilde. Estos ciudadanos representan un tercio de la población urbana mundial e impulsan más del 90% de su crecimiento. En 2030, habrá dos mil millones de habitantes de barrios marginales, que residirán principalmente en países asiáticos y africanos.

Según ONU-Hábitat, un barrio marginal carece de uno o más de los siguientes elementos

  1. Viviendas duraderas de carácter permanente que protejan de las condiciones climáticas extremas.
  2. Espacio vital suficiente, es decir, que no haya más de tres personas compartiendo la misma habitación.
  3. Acceso fácil a agua potable en cantidades suficientes y a un precio asequible.
  4. Acceso a un saneamiento adecuado en forma de aseo privado o público compartido por un número razonable de personas.
  5. Seguridad de la propiedad que impida los desalojos forzosos.

Sin embargo, a pesar de las duras condiciones y la escasez de recursos, en las últimas décadas, muchos urbanistas y economistas creen que el futuro de las ciudades depende del futuro de los barrios marginales.

Espíritu de emprendedor e ingenio

Los residentes de los barrios marginales son a menudo expertos en microempresas y en la lucha contra el hambre. En muchos hogares de barrios marginales no se desperdicia ningún recurso, ni siquiera el tiempo. Durante su investigación, Abhijit Banerjee y Esther Duflo, economistas galardonados con el Premio Nobel, conocieron a un grupo de mujeres de los barrios marginales que vendían por la mañana dosa, una tortita de arroz que es un alimento básico para el desayuno en el sur de la India. Sin embargo, en cuanto terminaba la hora del desayuno, las mujeres se iban. Banerjee y Duflo describen lo que encontraron cuando siguieron a las vendedoras de dosa.

“Encontramos a una dentro de su casa, llenando el plato de su hija con el almuerzo que había cocinado mientras hacía las dosas. Nos dijo que más tarde, ese mismo día, iba a vender sus saris, la larga tela decorativa que las mujeres indias se ponen alrededor. Consigue saris lisos de nylon en la tienda y les cose abalorios y pequeñas piezas brillantes, y una vez a la semana los lleva de casa en casa, con la esperanza de que las mujeres los compren para ponérselos en ocasiones especiales. Y las compran, dice con confianza. Todas las demás mujeres que conocimos ese día tenían una historia similar: una vez que terminan de freír las dosas, se dedican a otra cosa. Algunas recogen basura; otras hacen encurtidos para vender; otras trabajan como obreras”.

Cuando los habitantes de los barrios marginales reciben el acceso y el apoyo adecuados, sus actividades económicas tienden a beneficiar de forma integral a toda la comunidad.

Adaptabilidad e innovación

En su misión de aprovechar al máximo sus recursos, los vecinos de barrios marginales suelen innovar y mostrar un alto nivel de adaptabilidad a las nuevas soluciones y tecnologías. Mientras que cambiar los procesos puede llevar mucho tiempo a los ayuntamientos o a las empresas, los barrios marginales pueden adoptar inmediatamente soluciones que den resultados.

Por ejemplo, aunque millones de personas que viven en barrios marginales siguen sin tener acceso a la energía limpia, desde Brasil hasta la India, las soluciones solares están iluminando vidas rápidamente. Cuando los habitantes de los barrios marginales pueden prescindir de recursos energéticos nocivos y caros como la parafina o el queroseno, no sólo tienen hogares más sanos sino que también pueden ahorrar dinero.

Asha, que reside en Korogocho, el cuarto barrio marginal más grande de Nairobi, la capital de Kenia, se ha pasado recientemente a una solución solar de baja tecnología y bajo coste ofrecida por una empresa social.

El dinero que me ahorro por no comprar parafina, lo uso para la escolarización de uno de mis hijos.

Asha, vecina de Korogocho (Kenia)

Barrios marginales: Laboratorios para la ciudad sostenible

A pesar del estigma de la propia palabra “barrio marginal”, estos asentamientos informales de todo el mundo son microciudades en evolución esenciales para el futuro urbano. Algunos investigadores incluso consideran los barrios marginales como “laboratorios para la ciudad sostenible”.

“La ciudad formal no podría sobrevivir sin la ciudad informal”, afirma Alfredo Brillembourg, un arquitecto que lleva décadas estudiando y ejerciendo en barrios marginales.

Y añade: “[Un barrio marginal] permite aprender muchísimo sobre la sociedad, sobre la vida, sobre las aspiraciones y sobre la economía de los recursos, la reutilización y la adaptación. Ofrece lecciones increíbles para el resto del mundo”.

Así, comprender y mejorar los barrios marginales puede sacar a millones de personas de la pobreza y sentar las bases de ciudades más inteligentes y justas para todos.

Stephanie Ossenbach

Stephanie Ossenbach

Stephanie es una científica ambientalista y responsable de impulsar la estrategia de sostenibilidad en dormakaba. Con sus muchos años de experiencia, está comprometida con la mejora continua de la gestión social y medioambiental y con la forma en que la empresa contribuye a los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU.