Categorías: Arquitectura

Casas en el desierto

casas en el desierto

Desde la península arábiga hasta el sur de Estados Unidos, más de mil millones de personas viven en casas en el desierto y experimentan temperaturas extremas. En estas zonas desérticas llueve muy poco y se generan regularmente tormentas de arena. Sin embargo, a lo largo de los siglos, los habitantes del desierto han inventado técnicas de construcción para poder vivir en estas duras condiciones climáticas.
¿Cuáles son algunos de los ejemplos modernos más ingeniosos de arquitectura en regiones desérticas?

Las casas de las regiones del desierto suelen tener muros gruesos, patios cubiertos y suelos de piedra o baldosa. Antes de la invención de del aire acondicionado, los habitantes de Asia Central y la Península Arábiga utilizaban torres de viento para refrigerar sus casas. Las prácticas paisajísticas sostenibles con plantas autóctonas y resistentes a la sequía ayudan a aumentar la retención de agua en los suelos.

En el siglo XX, la arquitectura de las regiones con sequía se transformó gracias a las innovaciones técnicas y a los nuevos materiales, como el vidrio recubierto. Los sistemas de reciclaje de aguas grises, que recogen las aguas residuales de duchas, baños y lavabos para utilizarlas en los inodoros y/o lavadoras, ayudan a reducir la presión sobre las cuencas hidrográficas locales. Estas comunidades también podrían aprovechar el implacable sol: Los desiertos son los lugares perfectos para la energía solar.

En algunos desiertos, la gente experimenta temperaturas de más de 50 grados Celsius (122 grados Fahrenheit). Además, cada vez son más cálidos: las temperaturas aumentan más rápido que la media mundial y la desertificación se produce con rapidez. Por lo tanto, la necesidad de encontrar soluciones de construcción inteligentes para las difíciles circunstancias de los desiertos no hará más que aumentar.

Los siguientes cinco edificios se encuentran entre las fascinantes obras maestras de la arquitectura moderna en regiones desérticas.

Centro de Estudios e Investigación del Petróleo Rey Abdullah (Riad, Arabia Saudí)

Este centro futurista, con sus estructuras prismáticas blancas en forma de colmena, es algo más que bonito: la galardonada arquitecta británico-iraquí Zaha Hadid se aseguró de que el edificio consumiera la menor cantidad de energía posible. Eso encaja con su propósito, ya que los investigadores intentan encontrar soluciones para los retos energéticos del planeta.

El diseño del recinto de 70.000 m² mitiga la luz intensa y el calor abrasador. Los atrapavientos del tejado refrescan los patios al captar los vientos del norte.

Casa del Desierto Negro (Yucca Valley, EEUU)

El antiguo propietario de esta llamativa villa negra, el diseñador Marc Atlan, quería una casa que pareciera «una sombra». Aquí, en el árido paisaje del desierto, cerca del Parque Nacional Joshua Tree, en California, el sol suele ser tan brillante que la sombra es un grato respiro para los ojos.

Los arquitectos Monica Oller y Tom Pejic, marido y mujer, crearon unos ventanales del suelo al techo que hacen que el interior sea muy luminoso y ofrecen vistas panorámicas de las grandes rocas marrones y las áridas montañas en la distancia. Por la noche, la casa se disuelve por completo en la oscuridad, haciendo que las estrellas parezcan aún más prominentes.

Three Gardens House (Ciudad de Kuwait, Kuwait)

Teniendo en cuenta los sorprendentemente largos y calurosos veranos kuwaitíes, no es de extrañar que la mayoría de los habitantes del estado del Golfo se pasen la mayor parte del año dentro con el aire acondicionado. Sin embargo, esto consume mucha energía, y la familia que vive aquí deseaba pasar más tiempo al aire libre.

AGi Architects encontró la solución definitiva para la arquitectura en regiones áridas al diseñar esta extraordinaria casa con tres jardines interiores en cascada, que incluyen una piscina y una fuente. En verano, el jardín situado cuatro metros por debajo del nivel de la calle es el lugar más fresco, mientras que el jardín de la azotea es un lugar ideal para pasar los fríos días de invierno y las noches de verano.

Casa en el desierto Swartberg (Desierto del Karoo, Sudáfrica)

Los propietarios de esta impresionante casa blanca del desierto, el editor David Jenkins y la fundadora de Openstudio Architects, Jennifer Beningfield, querían una relación más estrecha con el mundo natural.

Esta casa en el desierto de cuatro dormitorios, situada a los pies del puerto de Swartberg, se construyó con materiales de la zona, como suelos de ladrillo en el borde, revoques de cal en bruto y baldosas de cerámica blanca tanto en el interior como en el exterior. Las gruesas paredes de yeso impiden el paso del calor, mientras que las estrechas aberturas espaciadas irregularmente crean ingeniosos haces de luz. Las contraventanas de madera protegen aún más el calor en verano, mientras que los grandes huecos calientan los suelos de ladrillo en invierno.

Museo de Arte Islámico (Doha, Qatar)

Situado en una pequeña isla artificial, este museo se inauguró en 2008, pero como obra maestra de la arquitectura de las regiones áridas, ya es un icono. El edificio de piedra caliza de color crema alberga una de las mayores colecciones de arte islámico del mundo.

El famoso arquitecto I.M. Pei tenía ya 91 años cuando se le pidió que saliera de su retiro. Para encontrar la inspiración, primero viajó por África, Asia y Europa para ver lo más destacado de la arquitectura islámica.

La mezquita de Ahmad Ibn Tulun, del siglo IX, en El Cairo, fue la que más le intrigó. Puede reconocerse en el edificio principal de cinco plantas y el alto atrio abovedado. Los materiales utilizados no sólo debían ser adecuados para el intenso calor de Qatar, sino también para el corrosivo entorno salino de la bahía de Doha.

Stephanie Ossenbach

Stephanie Ossenbach

Stephanie es una científica ambientalista y responsable de impulsar la estrategia de sostenibilidad en dormakaba. Con sus muchos años de experiencia, está comprometida con la mejora continua de la gestión social y medioambiental y con la forma en que la empresa contribuye a los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU.