Categorías: Seguridad

Cómo los cierrapuertas pueden evitar la propagación del fuego en un incendio

cierrapuertas contra incendios

El fuego es uno de los recursos más poderosos de que dispone el ser humano. Las civilizaciones no empezaron a crecer hasta que nuestros antepasados aprendieron a domesticar el fuego hace unos 400.000 años. Esto permitió a los asentamientos humanos trasladarse a regiones más frías, cocinar y disfrutar de una mayor calidad de vida.

Aunque este proceso químico crucial tuvo muchas consecuencias devastadoras a lo largo de la historia, las estadísticas de seguridad contra incendios en Europa y América del Norte muestran mejoras significativas en las últimas décadas.

La preocupación por la seguridad contra incendios determinó gran parte de la arquitectura y el diseño de los edificios del siglo XX. Sin embargo, aunque los nuevos edificios están cada vez mejor equipados para hacer frente a las emergencias de incendio, la vida moderna ha introducido muchos nuevos peligros y amenazas contra la seguridad ante incendios.

¿Cómo se propagan los incendios?

Según John Drengenberg, Director de Seguridad del Consumidor de Underwriters Laboratories, los incendios modernos avanzan más rápido. Afirma que hace 30 años se disponía de entre 14 y 17 minutos para escapar de un incendio doméstico.

«Hoy, con el predominio de los materiales sintéticos en el hogar, los ocupantes tienen aproximadamente de 2 a 3 minutos para salir», dijo a This Old House.

Una pequeña llama puede convertirse en un incendio mortal en menos de 30 segundos. Asimismo, esa llama puede engullir toda una vivienda en cuestión de minutos.

Especialmente si estas llamas entran en contacto con productos químicos, como productos de higiene o pinturas, pueden propagarse de forma aún más agresiva. Aunque empiecen de forma brillante, los incendios se convierten rápidamente en humo tóxico y negro que puede envenenar a las víctimas.

¿Cómo pueden las puertas reducir el riesgo de incendio?

Al igual que los residentes, los incendios traspasan las puertas para propagarse de una habitación a otra. Si las puertas en uso no son ignífugas, en algunos casos podrían arder y contribuir al desastre.

Sin embargo, si se ajustan a las normas internacionales contra incendios, como la WF-CERTIFIRE de la Federación Británica de la Madera, así como al marcado CE de la normativa sobre productos de construcción de la Unión Europea, las puertas pueden desempeñar un papel integral en la seguridad de los edificios.

Conocidas como «puertas cortafuegos», estas entradas pueden ayudar a contener los incendios en una habitación o pueden ralentizar el proceso de propagación. Unos herrajes de cierre adecuados complementan este ecosistema antiincendios actuando como cierres de puertas de giro libre en las puertas cortafuegos.

Además, algunos cierrapuertas modernos pueden funcionar conjuntamente con un sistema de alarma de incendios o de detección de humos. Una vez que las llamas los activan, las alarmas hacen que los cierrapuertas contra incendios sellen las habitaciones para evitar que el fuego se siga propagando.

Las puertas y los cierrapuertas contra incendios pueden salvar vidas

En enero de 2020, cuando se produjo un gran incendio en el garaje de una casa familiar en Chicago, los vehículos ardieron. Sin embargo, una puerta cortafuegos impidió que las llamas se extendieran y activó la alarma. Los propietarios de la casa se despertaron gracias a los detectores de humo y pudieron escapar ilesos.

Trágicamente, muchas veces ocurre exactamente lo contrario. En 2017, el incendio de la Torre Glenfell, un bloque residencial de 24 plantas en el norte de Londres, se cobró 72 vidas. Muchos lo consideran una de las peores tragedias de la Gran Bretaña moderna.

En los entornos de alto tráfico, sobre todo en los centros de salud y asistencia, como hospitales y comunidades de jubilados, puede haber una mayor representación de problemas de movilidad. Helen Hewitt, directora ejecutiva de la Federación Británica de la Madera, cree que las puertas cortafuegos y los cierres de los complejos de viviendas son cruciales para proteger a los residentes más vulnerables.

«Todos necesitamos sentirnos protegidos dentro de los edificios, y especialmente cuando estamos durmiendo», dijo la Sra. Hewitt a Care Home Professional. «Las empresas y otros operadores que los dirigen y mantienen tienen la responsabilidad de garantizar la seguridad de sus residentes, y como industria tenemos que seguir ofreciendo nuestro apoyo experto para garantizar la correcta especificación, instalación y mantenimiento continuo de las puertas cortafuegos», añadió.

Domar el fuego para el progreso humano

Las puertas y cierres cortafuegos son una de las muchas manifestaciones modernas de cómo el pueblo aprendió a domar el fuego, lo que supuso una contribución incalculable al progreso humano universal. Todos los años, los propietarios y los responsables de la seguridad contra incendios dan crédito a estas puertas y cierres cortafuegos por haber evitado desastres.

Dicho esto, los incendios no siempre se pueden prevenir. Es posible que continúen brotando y causando daños a pesar de los mejores esfuerzos. Aunque no existe una solución única que garantice que las casas en llamas no se cobren nunca otra vida, los edificios con los ecosistemas de entrada adecuados podrían mitigar estos riesgos y evitar lo peor.

Equipo Editorial de dormakaba

Equipo Editorial de dormakaba

dormakaba es una de las tres primeras empresas de soluciones de control de acceso y seguridad en el mercado mundial.