Categorías: Urbanismo

Dubái 2050: La carrera de una ciudad del desierto para llegar a ser la más sostenible del mundo

Dubái Ciudad Sostenible

Después de su rápido ascenso de un humilde pueblo de pescadores a una metrópoli ultramoderna, Dubái es una ciudad de superlativos: Es el hogar del edificio más alto del mundo, el centro comercial más grande, el mayor marco para fotos, o el centro de esquí cubierto más extenso.

“Si es posible construir un oasis verde y sostenible en medio del desierto en Dubái, no hay duda de que es posible en todas partes.”

El auge del petróleo desde la década de 1950 desató un rápido crecimiento económico en Dubái. También trajo consigo los relucientes rascacielos y las empresas multinacionales, al tiempo que atrajo el talento para impulsar la ciudad aún más. Apodada «Manhattan de Oriente Medio«, esta metrópoli se convirtió en sinónimo de extravagancia, compras y lujo para muchos. Los majestuosos encantos de Dubái atraen a más de 15 millones de visitantes internacionales cada año.

Sin embargo, el brillo y el glamour de este crisol tienen un precio más alto que el de las compras más lujosas del mundo. En 2010, el Fondo Mundial para la Naturaleza reveló que los Emiratos Árabes Unidos (EAU) eran el país con la mayor huella ecológica del mundo, debido a factores como el consumo de combustible, los aviones privados, el reducido transporte público, las islas artificiales y los edificios inadecuados.

En su calidad de mercado emergente de altos ingresos, los Emiratos Árabes Unidos siguen enfrentándose a los desafíos del rápido crecimiento y la urbanización. No obstante, su potencia económica, Dubái, está aceptando el hecho de que el futuro debe ser ecológico. Decidiendo tomar medidas sobre las emisiones, la mega urbe del desierto quiere añadir otro superlativo a su reputación: Dubái espera ser la ciudad más sostenible del mundo en 2050.

Las inversiones previstas en las próximas décadas, por parte de EEUU, de 163.000 millones de dólares tendrán como objetivo reestructurar Dubái para atender sus necesidades de energía, agua y construcción de forma sostenible.

Revolución Energética: De la Tierra a los Cielos

Dubái

Sobre todo, en una economía basada en recursos naturales, no es posible hacer un cambio significativo en las emisiones de carbono sin abordar las cuestiones energéticas.

En 2017, Emiratos Árabes Unidos lanzó su «Estrategia Energética 2050». La iniciativa pretende impulsar la contribución de energía limpia representando un 50% del consumo total en 2050, reduciendo al mismo tiempo, en un 70%, la huella de carbono procedente de la generación de energía.

Desde la década de 1950, la nación de Oriente Medio ha perforado profundamente la tierra en busca de petróleo, lo que ha configurado gran parte del panorama económico del país. Sin embargo, los Emiratos Árabes Unidos tienen otra fuente de riqueza natural sin explotar: el sol.

Un parque solar que bate récords, y que se eleva desde el desierto de Dubái, con un coste de 13.600 millones de dólares, será una de las muchas inversiones energéticas del gobierno para hacer funcionar la ciudad de una forma más ecológica. Este parque producirá la electricidad de una de las formas más baratas y limpias del planeta.

En 2030, todos los edificios de Dubái tendrán paneles solares en sus tejados.

Revisión del transporte público

Hasta hace poco, todos los residentes de Dubái, incluida la élite gobernante, dependían de los camellos para el transporte. Sin embargo, una vez que el auge del petróleo comenzó a traer modernas carreteras e infraestructura a mediados del siglo XX, Dubái se convirtió rápidamente en una ciudad centrada en el coche.

Como parte de la proyección de Dubái para 2050, ayudar a los residentes a deshacerse de sus coches con un sistema de transporte público fiable y eficiente es una de las prioridades para reducir las emisiones de carbono.

Después de algunas inversiones, con una longitud de 74,6 kilómetros, el metro de Dubái es la red ferroviaria de metro sin conductor y totalmente automatizada más larga del mundo. Asimismo, la megaurbe también cuenta con el primer servicio de tranvía fuera de Europa que funciona con el suministro de energía del metro.

En una ciudad en la que caminar o ir en bicicleta puede ser un reto debido al calor, Dubái también va a experimentar próximamente con taxis no tripulados, llamados «taxis voladores», y con cápsulas de transporte sin conductor.

Hacer llover en el desierto

Desierto Dubái

En Dubái, las lluvias son poco frecuentes, duran poco tiempo y se producen naturalmente sólo un puñado de veces al año. Sin embargo, los más de 3 millones de residentes de la ciudad necesitan agua. Las extravagantes características de Dubái, como los múltiples clubs de golf, las islas artificiales, los lujosos jardines o el centro de esquí cubierto, incrementan las necesidades de agua. Aunque los EAU son uno de los países con mayor escasez de agua del mundo, también tienen uno de los mayores consumos de agua per cápita del mundo, con 550 litros diarios.

Abordar tales discrepancias requiere un enfoque extraordinario, pero Dubái lo tiene. Gracias a una técnica de manipulación meteorológica llamada «siembra de nubes», que consiste en sembrar nubes con pequeñas partículas para para que llueva o nieve en el desierto. Aunque puede desanimar a los turistas que buscan el sol, el Centro Nacional de Meteorología y Sismología lleva a cabo docenas de experimentos exitosos al mes.

Dubái sigue dependiendo en gran medida de la desalinización, un proceso de gran consumo de energía que hace que el agua de mar sea potable. Sin embargo, como es probable que la energía en el país sea más barata y limpia gracias a las inversiones en energía solar, este proceso tendrá un impacto ambiental reducido.

Las nuevas regulaciones y mejoras de la infraestructura también tendrán como objetivo reducir el desperdicio de agua, un problema acelerado por la insuficiencia de las redes de gestión del agua.

El cambio climático genera incertidumbres sobre el agua en cualquier parte del mundo. Pero, el Programa de Investigación de los Emiratos Árabes Unidos para la Ciencia del Mejoramiento de la Lluvia contribuirá a optimizar la seguridad del agua.

Edificios ecológicos

Según el Instituto de Recursos Mundiales, los edificios representan el 32 % del consumo mundial de energía y la cuarta parte de las emisiones de carbono inducidas por el hombre. Estas cifras son aún más alarmantes para un país como Emiratos Árabes Unidos, donde los residentes dependen en gran medida del aire acondicionado para hacer frente al calor abrasador. Los edificios de Emiratos Árabes Unidos consumen alrededor del 75 % de toda la electricidad producida en el país.

Por lo tanto, los edificios ecológicos son una prioridad para convertirse en la ciudad más sostenible del mundo. En 2014, el municipio de Dubái estableció la obligatoriedad de que todos los nuevos edificios sean ecológicos.

Un acontecimiento prometedor para alinearse con los objetivos de Dubái para 2050 fue el megaproyecto de 354 millones de dólares de EE.UU., La Ciudad Sostenible. Esta ciudad alimentada por energía solar requiere un uso mínimo de agua y energía, mientras que su diseño de última generación tiene como objetivo maximizar la calidad de vida dentro del complejo.

La Ciudad Sostenible, un asentamiento privado en las afueras de Dubái con zonas residenciales, recreativas y comerciales, abrió sus puertas a los residentes en 2016 y estará totalmente terminada en 2020. Es probable que muchas más iniciativas similares surjan en torno a la ciudad del desierto en las próximas décadas.

Desierto Verde, Mundo Verde

Karim El-Jisr, que estableció el Instituto de Ciudades Sostenibles en Dubái, dijo a Reuters que los esfuerzos para crear un Dubái sostenible «parecían un poco como un sueño» al principio.

Sin embargo, a través de colaboraciones privadas y públicas, innovación, ingeniería inteligente y pensamiento progresista, el sueño está empezando a dar sus primeros frutos. El-Jisr espera que estos esfuerzos de sostenibilidad se conviertan pronto en la norma.

Hoy ya no es difícil, mañana todos tendrán que hacerlo.

Karim El-Jisr, Jefe de Sostenibilidad de Diamond Developers

Si es posible construir un oasis verde y sostenible en medio del desierto en Dubái, no hay duda de que es posible en todas partes.

Stephanie Ossenbach

Stephanie Ossenbach

Stephanie es una científica ambientalista y responsable de impulsar la estrategia de sostenibilidad en dormakaba. Con sus muchos años de experiencia, está comprometida con la mejora continua de la gestión social y medioambiental y con la forma en que la empresa contribuye a los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU.