Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Flag
Logo, Leisure Activities, Person
Flag

¿Está Instagram cambiando la arquitectura?

Esta IG cambiando la arquitectura 8

Desde su creación en 2010, Instagram se ha convertido rápidamente en la aplicación móvil que más ha marcado tendencia y ha definido generaciones. Con más de 1.300 millones de usuarios mensuales a principios de 2023, la plataforma para compartir fotos ha tenido un profundo impacto en todo, desde el funcionamiento de las empresas y la comercialización de sus productos hasta nuestro sentido de la estética.

El contenido que compartimos o consumimos en Instagram ya forma parte de nuestra conciencia común: En la actualidad, el Diccionario de Cambridge describe la palabra «instagrameable» como «lo suficientemente atractivo o interesante como para ser fotografiado y publicado en de redes sociales».

El crecimiento de Instagram y su influencia no hacen más que crecer, sobre todo para las industrias con un componente visual, como el turismo, la moda, el arte o el entretenimiento, todos ellos se han esforzado inevitablemente por ser más instagrameables. La arquitectura, una de las formas más antiguas de arte visual, no es una excepción.

Una plataforma para diseñadores emergentes

La arquitectura es un campo en el que a los jóvenes profesionales les resulta muy difícil asentarse y ganar terreno. No solo dado a los retos a los que se enfrentan las industrias como la de la construcción y el diseño, la sostenibilidad, todos los nuevos enfoques, ideas frescas e innovaciones son valiosos y necesarios. Sino también, porque no siempre es fácil para los profesionales emergentes disponer de contactos y el acceso necesarios para que su trabajo sea visto.

Instagram ofrece una plataforma para que arquitectos y diseñadores muestren su trabajo a una gran audiencia. A través de hashtags, geoetiquetado y otras características, Instagram ha hecho que sea más fácil para los arquitectos y diseñadores conectarse con clientes, colaboradores y seguidores de todo el mundo. En 2018, Arch Daily llamó a Instagram «la nueva herramienta más importante para los arquitectos».

Además de promocionar su trabajo, los arquitectos, y diseñadores también están utilizando Instagram como fuente de inspiración. Pueden ver los últimos diseños, métodos de construcción y materiales de otros profesionales en su campo, lo que puede influir -y podría decirse que mejorar- la forma en que abordan su propio trabajo.

Un sentido global de la estética

Al tiempo que el público desarrolla una apreciación mucho más matizada de lo que es «instagrameable» o no, la aplicación para compartir fotos también ha cambiado la forma de pensar sobre la arquitectura y el diseño.

En la era predigital, para aficionados y entusiastas, cultivar el conocimiento de la arquitectura sólo era posible para quienes tenían medios para viajar por el mundo o acceder a libros, enciclopedias o cursos caros.

Sin embargo, gracias a su ubicuidad y facilidad de uso, Instagram ha hecho que estos campos sean más accesibles a un público más amplio, al permitir a la gente ver edificios y diseños hermosos y dignos de mención en todo el mundo. Esto ha ayudado a concienciar sobre la importancia del buen diseño y ha animado a la gente a pensar de forma más crítica sobre el entorno construido.

Innovación en el diseño para la “cultura del selfie”

Gracias al auge de la afición mundial a compartir fotos, muchos edificios y lugares emblemáticos -sobre todo en los últimos años- se han diseñado o modificado pensando en los selfies y la cultura de Instagram.

Por ejemplo, el Museo del Helado de Nueva York cuenta con una serie de coloridas y caprichosas instalaciones diseñadas explícitamente para hacer fotos dignas de Instagram. El emblemático Empire State Building, también en Nueva York, se renovó recientemente para facilitar a los visitantes la toma de selfies.

Algunos diseñadores llevaron el reto a un nivel literal: The Frame, en Dubai, con 150 metros de altura y 93 metros de anchura, es el mayor marco de fotos del mundo, verificado por el Guinness World Records.

Aunque un edificio para hacerse selfies no sea una prioridad arquitectónica para todo el mundo, ha fomentado la creatividad y la innovación en nuestro entorno construido, al tiempo que ha invitado a las masas a experimentar y disfrutar de los edificios de una forma nueva.

El futuro del diseño es inclusivo y audaz

Mientras la calidad no se vea comprometida en aras de la instagrameabilidad, el servicio de red visual más popular del mundo presenta un gran potencial para hacer que la arquitectura sea más accesible y social, y quizás incluso más lúdica y divertida.

En definitiva, aunque Instagram no sea una herramienta educativa o de diseño por derecho propio, está cambiando la forma en que la gente piensa y se relaciona con la arquitectura y el diseño. No hay duda de que Instagram está desempeñando un papel en la configuración del futuro de estas industrias.

Artículos relacionados

En un entorno en el que cada segundo puede salvar vidas, no hay duda de que el flujo de pacientes....