Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Flag
Logo, Leisure Activities, Person
Flag

Mujeres Pioneras en la Arquitectura: Minneta De Silva

Adult, Male, Man

«Expresiva, sin complejos y adelantada a su tiempo en diseño ecológico y participativo» son las palabras con las que The Architectural Review describe a Minneta De Silva, considerada por muchos la primera mujer arquitecta de Sri Lanka y una de las figuras más importantes de la arquitectura modernista del sur de Asia.

Minneta De Silva nació en 1918 en Kandy (Sri Lanka), treinta años antes de que el país se independizara del Imperio Británico. Hija de un político reformista y de una sufragista que eran amigos de la familia del legendario arquitecto Le Corbusier, De Silva creció en un entorno cultural privilegiado.

Aunque su padre no apoyaba su deseo de ser arquitecta, se trasladó a Bombay y luego a Londres, donde asistió a la Escuela de Arquitectura de la Asociación Arquitectónica, conocida también como “AA School of Architecture”.

Durante el periodo que pasó en la Europa de posguerra, De Silva se codeó con los intelectuales de la época y algunos de los artistas más destacados del siglo XX, como Picasso, Henri Cartier-Bresson y Laurence Olivier. Fue la primera mujer asiática asociada al Real Instituto de Arquitectos Británicos. Sin embargo, según The Guardian, tuvo dificultades para ser tomada en serio como arquitecta en Europa y a menudo se la consideraba una «It girl exótica».

Madre fundadora del «modernismo tropical”

En 1948, cuando Sri Lanka se independizó, De Silva regresó a su país natal y abrió su propio estudio de arquitectura para ayudar a reconstruir la nación poscolonial.

De Silva se convirtió rápidamente en pionera al introducir los principios arquitectónicos modernistas en Sri Lanka en las décadas de 1950 y 1960. Creía que la arquitectura debía adaptarse a las necesidades y condiciones locales, en lugar de limitarse a imitar los estilos occidentales. Diseñó varios edificios importantes en Sri Lanka, entre ellos viviendas privadas, edificios públicos y hoteles.

El estilo de De Silva se conoce actualmente como «modernismo tropical», y se la reconoce como una de las principales arquitectas de este estilo, que responde a las condiciones ambientales y climáticas únicas de las regiones tropicales.

Diseñando la identidad de una nación poscolonial

Algunos de sus diseños más emblemáticos son el Independence Memorial Hall, el Hotel Kandalama, el templo budista Shanthi Viharaya, el Crestcat Boulevard y la Turret House.

Estos diseños combinan elementos tradicionales de Sri Lanka, como patios y verandas, con rasgos modernistas como las líneas limpias, tejados planos y grandes ventanales.

Los edificios de De Silva suelen tener una sensación de apertura y fluidez, con espacios que fluyen perfectamente entre sí. Suelen ser espacios abiertos y ventilados, con grandes ventanales y sistemas de ventilación natural que ayudan a refrescar los espacios interiores.

Décadas antes de que el cambio climático y el impacto medioambiental negativo de los materiales de construcción se convirtieran en temas candentes, De Silva diseñaba edificios ecológicos utilizando materiales locales y técnicas de construcción tradicionales.

Además de su labor arquitectónica, De Silva fue una destacada defensora de la conservación del patrimonio arquitectónico de Sri Lanka, distorsionado por 300 años de colonialismo. Fue miembro fundador del National Trust de Sri Lanka y trabajó incansablemente para preservar los edificios y monumentos históricos de todo el país.

Un enfoque innovador de la arquitectura participativa

Aunque De Silva procedía de un entorno privilegiado, su enfoque de la arquitectura participativa se adelantó a su tiempo. En la década de 1950 trabajó en un proyecto de construcción de viviendas para funcionarios públicos en su ciudad natal, Kandy, una de las ciudad más grande de Sri Lanka.

Este proyecto destacó porque De Silva implicó a los futuros residentes en el proceso de diseño consultándoles no sólo para conocer sus necesidades, sino también sus preferencias y gustos. Con esta información, creó distintos tipos de viviendas, y algunos de los residentes incluso participaron en la construcción de sus propias casas. Fue un avance pionero en el campo de la arquitectura.

Trágicos últimos años y reconocimiento póstumo

Aunque De Silva redefinió la era poscolonial en Sri Lanka y ayudó a construir la identidad de un país, su carrera estuvo marcada por las luchas financieras y la discriminación. Fue excluida y a menudo marginada y olvidada por sus colegas masculinos.

Además, en una época en la que la profesión de arquitecta estaba aún en pañales en Sri Lanka, el trabajo de De Silva también se consideró poco convencional para su tiempo y sus diseños fueron criticados a veces por ser demasiado vanguardistas.

Cuando murió sola en un hospital de Kandy, su ciudad natal, a los 80 años, estaba aislada y sin dinero, y muchos de sus edificios cayeron en el abandono y la decadencia.

Sin embargo, en los últimos años se han reconocido cada vez más las contribuciones de De Silva a la arquitectura y el diseño, y ahora se la considera una figura pionera de la arquitectura modernista en Sri Lanka y como una de las primeras arquitectas de Asia en obtener reconocimiento internacional.

Artículos relacionados

PropTech es el uso de la tecnología, el software y la innovación para transformar y mejorar diversos aspectos del sector....