Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Flag
Logo, Leisure Activities, Person
Flag

OCEANIX: El Primer Prototipo de Ciudad Inteligente Flotante del Mundo

Leisure Activities, Person, Sport

El agua es vida, y a lo largo de la historia los asentamientos humanos siempre han gravitado hacia ella. Se estima que la mitad de la población mundial vive a menos de 100 kilómetros de una costa, lo que supone una densidad de población de aproximadamente el doble de la media mundial. Asimismo, 14 de las 17 ciudades más grandes se encuentran en las costas, y 11 de ellas solamente en Asia.

Sin embargo, las ciudades costeras del mundo se enfrentan a un doble golpe por el la crisis climática. Para 2050, la asombrosa cifra  de 800 millones de personas, aproximadamente la población de Europa, podrían residir en ciudades costeras que se enfrentan a las amenazas de un aumento del nivel del mar superior al medio metro. Esta cruda realidad pone de relieve la inmensa vulnerabilidad de las comunidades costeras a medida que se acelera el cambio climático.

Un Reto Urgente: El Aumento del Nivel del Mar

El aumento del nivel del mar amenaza directamente con inundaciones, salinización del agua dulce y erosión. Además, la intensificación de las tormentas y los cambios en los patrones climáticos provocan inundaciones, marejadas ciclónicas y sequías más frecuentes y graves. Estos efectos se ven amplificados por la densidad de poblaciones, el desarrollo en zonas de riesgo y los recursos limitados.

Las ciudades costeras necesitan soluciones que aborden tanto los impactos físicos del cambio climático como los factores sociales, económicos y políticos que exacerban su fragilidad. Con millones de personas que se enfrentan a un posible desplazamiento e infraestructuras que corren riesgo de desmoronarse bajo la presión, se necesitan desesperadamente soluciones innovadoras.

De Fortificar la Costa a Convivir con el Océano

Con sede en la costa de Busan, en Corea del Sur, OCEANIX es el primer prototipo del mundo de una ciudad inteligente flotante, que ofrece un enfoque revolucionario de adaptación a la vida costera. Después de que se dieran a conocer los planes del proyecto en 2019, OCEANIX avanza hacia su objetivo de finalización para 2025. Su diseño modular y sostenible se está implementando, los permisos de construcción están en marcha y sus desarrolladores ya están formando alianzas para futuras expansiones.

En lugar de luchar contra el avance de las mareas, OCEANIX propone un cambio radical de perspectiva. Creado por el Bjarke Ingels Group (BIG) y la sociedad Oceanix, este ambicioso proyecto prevé plataformas modulares en forma de hexágono interconectadas para formar una comunidad resiliente y autosuficiente a flote sobre el océano. Esto no solo disminuye los riesgos asociados al aumento del nivel del mar, sino que abre el camino a la construcción de inmuebles oceánicos para el desarrollo sostenible.

Innovación y Comunidad: Una Nueva Definición de la Vida Urbana

Image: Dezeen

El diseño de OCEANIX va más allá de la funcionalidad y la mitigación de riesgos del cambio climático. Los 10.000 residentes de esta ciudad flotante inteligente disfrutarán de una alta calidad de vida, cada uno de cuyos aspectos está definido por la sostenibilidad.

OCEANIX está configurado para albergar vibrantes espacios públicos, bulliciosos centros comunitarios y exuberantes áreas verdes con vistas al océano infinito. Las residencias se combinarán con establecimientos comerciales e instalaciones de investigación, fomentando una comunidad dinámica e inclusiva. Del mismo modo, se planea que las escuelas se integren en el tejido urbano, con niños que crezcan con el océano como patio trasero.

En OCEANIX se producirán alimentos frescos cultivados autónomamente gracias a la acuaponía y los jardines verticales, minimizando la dependencia de las cadenas de suministro externas y el desperdicio de alimentos. Energías renovables como la solar y la eólica alimentan la ciudad, abandonando el uso de los combustibles fósiles. La gestión ultraeficiente de los residuos (compostaje, reciclaje, incluso soluciones de conversión de residuos en energía) disminuiría aún más el impacto ambiental, creando un verdadero paraíso urbano verde.

Pero, sobre todo, OCEANIX es una oportunidad para reimaginar la vida urbana, priorizando el bienestar y fomentando una profunda conexión con el mundo natural.

Las Olas del Cambio: De los Juncos Hasta los Mares Impulsados por la Tecnología

Desde las islas flotantes del lago Titicaca en Perú hasta aldeas sobre pilares en África Occidental, los asentamientos flotantes no son un fenómeno moderno. Sin embargo, los avances tecnológicos y los desafíos ambientales impulsan una nueva ola de innovación en esta área, lo que podría dar forma al futuro de la vida costera y la adaptación.

Aunque no hay duda de que OCEANIX es un proyecto costoso y ambicioso, localizadoen una de las naciones tecnológicamente más avanzadas del mundo, su éxito puede allanar el camino para implementaciones a mayor escala, ofreciendo esperanza a las comunidades costeras de todo el mundo.

Artículos relacionados

Numerosos estudios muestran que el diseño de un edificio tiene el potencial de reducir el riesgo de crimen. La Prevención....