Categorías: Arquitectura

Reutilización Adaptativa: Preparando el camino para una industria de la construcción más sostenible

Building, Architecture, City

La reutilización adaptativa está experimentando un crecimiento sin precedentes. En la próxima década, los expertos estiman que el 90 por ciento del desarrollo inmobiliario implicará la reutilización adaptativa de los edificios existentes en lugar de construir nuevos.

En esencia, la reutilización adaptativa es un «proceso que convierte un artículo en desuso o ineficaz en un nuevo artículo que puede ser utilizado para un propósito diferente«. Cuando se aplica al entorno construido, la reutilización adaptativa toma las estructuras abandonadas y les da nueva vida. Por ejemplo, las características arquitectónicas de un edificio antiguo pueden preservarse al convertirlo en otra estructura, mientras que un tramo de carretera abandonado puede ser reutilizado en un lugar que provoque un cambio social.

Con la reutilización adaptativa, las posibilidades son infinitas. He aquí algunos de sus beneficios de gran alcance, junto con ejemplos de estructuras que han recibido un nuevo impulso.

Promoción de la sostenibilidad

Las nuevas construcciones podrían tener efectos ambientales adversos. La construcción de una casa de dos dormitorios podría emitir hasta 80 toneladas de dióxido de carbono. Mientras tanto, se tarda de 10 a 80 años en que una nueva construcción supere los impactos negativos en el cambio climático de su proceso de construcción.

Demoler los edificios antiguos para dar paso a los nuevos también crea muchos residuos. En 2014, la construcción y la demolición generaron 534 millones de toneladas de escombros.

La reutilización adaptativa puede ayudar a mitigar estos efectos y promover una construcción más sostenible. Por ejemplo, el estudio de arquitectura danés Lendager reutilizó las paredes de las viviendas abandonadas como elementos de fachada de las unidades residenciales en su proyecto Resource Rows. La firma también se abasteció de ladrillos de antiguas escuelas y edificios industriales de toda Dinamarca, así como de las cervecerías históricas de Carlsberg.

El Living Lab del Centro Fraunhofer para Sistemas de Energía Sostenible es otro ejemplo de reutilización adaptativa y sostenibilidad en acción. El laboratorio está ubicado en un edificio de 100 años de antigüedad en Boston y está equipado con funciones de ahorro de energía, incluyendo un sistema de gestión de edificios para monitorizar el consumo de energía y vidrio de control solar.

Preservar el patrimonio

La reutilización adaptativa también puede abrir el camino hacia la preservación del patrimonio arquitectónico y cultural. En lugar de restaurar los sitios históricos a su antigua grandeza, convertirlos en estructuras contemporáneas permite que su legado siga viviendo a través de un propósito diferente.

En Hong Kong, por ejemplo, la integración de la conservación con la reutilización adaptativa dio como resultado el centro cultural de Tai Kwun, antiguo emplazamiento de una magistratura, la sede de la policía y un complejo penitenciario. Este vasto complejo artístico alberga ahora un museo, espacios de exposición, restaurantes, un espacio de actuación en lugar del taller de lavandería de la prisión, y espacios de narración de historias donde antes estaban los patios de la prisión.

Revitalizar las comunidades

Uno de los proyectos de reutilización adaptativa más populares es el High Line de la ciudad de Nueva York, un parque lineal que sirve como vía peatonal. Lo que una vez fue una línea de carga elevada en desuso ahora tiene paseos bordeados de jardines, miradores, soláriums, y espacios públicos para exhibir el arte y las nuevas producciones, revitalizando así la comunidad circundante.

Tras el éxito de High Line, otras ciudades del mundo se embarcaron en proyectos similares. En Seúl, la capital de Corea del Sur, un paso elevado de la autopista que debía ser demolido se convirtió en Seúl 7017, un exuberante parque público de un kilómetro de largo que se extiende sobre la ciudad. Mientras tanto, el Bentway es un espacio público debajo de la autopista Gardiner en Toronto (Canadá), que cuenta con jardines y otros servicios recreativos.

Impulsar el cambio social

Los centros comerciales y las cadenas de venta al por menor de los Estados Unidos han experimentado un descenso en el número de ventas con el aumento de las compras en línea. Muchas de estas tiendas han cerrado y permanecen vacías, pero hay quienes las ven como una oportunidad para ayudar a frenar la creciente crisis de la vivienda.

Cuando un refugio para indigentes se encontró sin hogar, se dirigieron a un centro comercial cerrado. Carpenter’s Shelter en Virginia ahora llama a una antigua tienda departamental dentro del centro comercial su hogar temporal, con un área común para mezclarse y comer, un refugio de día, y dormitorios para albergar a los residentes.

Del mismo modo, la firma de arquitectura KTGY reveló Re-Habit, un plan para convertir las grandes superficies en viviendas de transición. El diseño propuesto implica la transformación de una tienda de 8.000 metros cuadrados en una comunidad de convivencia, con un comedor común, un jardín en la azotea y una serie de alojamientos, incluyendo camas y unidades semi-privadas. Re-Habit está destinado no sólo a la vivienda, sino también a ofrecer apoyo y ayudar a los que no tienen hogar a recuperar su independencia.

La reutilización adaptativa tiene el potencial de revitalizar las ciudades y comunidades. Además, puede ayudar a conseguir una industria de la construcción más sostenible.

Equipo Editorial de dormakaba

Equipo Editorial de dormakaba

dormakaba es una de las tres primeras empresas de soluciones de control de acceso y seguridad en el mercado mundial.