Categorías: Tecnología

¿Qué es el reconocimiento facial y cómo funciona?

reconocimiento facial

Hemos avanzado mucho desde que llamamos al timbre o incluso necesitamos llaves para entrar en nuestras casas, oficinas y edificios. La tecnología nos ha proporcionado aplicaciones para smartphones, escáneres dactilares y la llave tarjeta. Y ahora, el reconocimiento facial hace que el acceso sea aún más cómodo y seguro. Sin embargo, todavía hay mucho misterio y conceptos erróneos sobre el reconocimiento facial automático, uno de los saltos recientes más importantes en la tecnología de acceso.

Hay muchas variantes de tecnologías de reconocimiento facial, cámaras y escáneres. La evolución del reconocimiento facial se está produciendo a una velocidad vertiginosa. Esto crea tanto beneficios como desafíos al confiar en la tecnología de identificación biométrica.

A continuación, se presenta el origen del reconocimiento facial, su situación actual y lo que está por venir.

Cómo funciona el reconocimiento facial

«El reconocimiento facial empezó en serio hace unos veinticinco años», explica Anil Jain, experto en reconocimiento biométrico y distinguido profesor de informática de la Universidad Estatal de Michigan.

«Pero el rendimiento de los primeros sistemas automatizados de reconocimiento facial era bastante pobre», continúa. «Incluso cuando se comparaban fotos de caretas o de permisos de conducir en condiciones controladas, la precisión del sistema seguía siendo muy baja».

El profesor Jain se refiere a algunas de las investigaciones y tecnologías pioneras en materia de reconocimiento facial en la década de 1960. A menudo se atribuye al profesor Woody Bledsoe el mérito de haber llevado el campo a la vanguardia al crear los primeros sistemas de mapeo facial.

El software de reconocimiento facial actual está a años luz del trabajo del profesor Bledsoe. Verificar la identidad mediante el reconocimiento facial es ahora cuestión de segundos. Y con niveles de precisión cada vez mayores.

«Llegamos a tener una precisión del 99% cuando los usuarios están en entornos restringidos y siguen instrucciones», dice el profesor Jain. «El reto pasó a ser en condiciones no restringidas, donde no se puede ordenar o controlar directamente las expresiones de la gente».

La tecnología ha superado prácticamente el obstáculo de las condiciones no restringidas. Los smartphones más recientes no piden a los usuarios que «sonrían» o «miren a la cámara». Esto se debe a que el software crea una plantilla única de las caras de los usuarios desde el principio.

Para crear estas plantillas únicas para cada usuario, se toman fotos desde múltiples ángulos. Este proceso se denomina inscripción y garantiza que la cara de un usuario pueda ser reconocida en cualquier circunstancia.

Tanto si la gente está al aire libre, como si se ha hecho unas gafas nuevas o se ha dejado crecer la barba, el reconocimiento facial actual rara vez se equivoca. Y, en su mayor parte, mejora la comodidad y la seguridad. A pesar de los persistentes debates éticos, el futuro del reconocimiento facial parece brillante y prometedor.

Los retos del reconocimiento facial

Se espera que el mercado del reconocimiento facial crezca de 3.200 millones de dólares en 2019 a unos 7.000 millones de dólares en 2024. Pero algunos de los principales obstáculos en el camino son la privacidad del usuario, la seguridad de los datos e incluso el racismo.

Por ejemplo, el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) descubrió recientemente que el software de reconocimiento facial tenía una menor precisión con respecto a ciertas razas y tonos de piel. Era más difícil identificar a los asiáticos con precisión y las mujeres afroamericanas tenían mayores tasas de falsos positivos.

También existen problemas de seguridad y privacidad de los datos en torno a las imágenes que pueden utilizarse legalmente para crear modelos de reconocimiento facial. Con el aumento de la actividad en línea y la prevalencia de las cámaras, las empresas o los gobiernos pueden construir fácilmente un modelo facial en 3D de las personas sin conocimiento ni consentimiento.

¿Le parecería bien que una empresa o un gobierno utilizaran sus datos faciales sin su consentimiento? Por ejemplo, la ley de privacidad biométrica de Illinois prohíbe tomar la foto de alguien sin su consentimiento.

Profesor Anil Jain, Universidad Estatal de Michigan.

Eso por no hablar de las preocupaciones generales de una sociedad de vigilancia-estado del tipo «Gran Hermano». Pero estados como Illinois, junto con otras regulaciones como la Ley General de Protección de Datos (LOPD), y la nivelación de las condiciones cuando se trata de la privacidad y la propiedad de los datos del usuario.

Los sistemas de reconocimiento facial del mañana podrían ayudar a mantener a los delincuentes conocidos alejados de las escuelas o a una mayor integración con los edificios y hogares inteligentes. Las transacciones bancarias o la entrada en un aeropuerto podrán realizarse de forma segura en cuestión de segundos. Jain predice que el aprendizaje automático desempeñará un papel importante, ajustándose al rostro de los usuarios a medida que envejecen con el tiempo.

Afortunadamente, los gobiernos y las industrias privadas están trabajando codo con codo en la búsqueda de soluciones políticas para abordar las preocupaciones del público sobre el reconocimiento facial. Es una tecnología que sin duda ha llegado para quedarse.

Marc Faresse

Marc Faresse

Marc es un experto en Inteligencia Artificial y Análisis de Video dentro del Grupo de Gestión de la Innovación en dormakaba. Con sus muchos años de experiencia, adquirida dentro y fuera de la empresa, está ayudando a dormakaba a introducir en su oferta tecnologías basadas en la IA como el reconocimiento facial.