Categorías: Seguridad

¿Qué va a pasar con los cajeros automáticos si todos empezamos a pagar usando nuestros teléfonos?

Machine, Human, Person

Vivimos en una época en la que es más fácil que nunca gastar dinero. Las tarjetas de crédito, los pagos móviles, la banca electrónica y los pagos de cliente a proveedor en el comercio electrónico están creciendo a tasas asombrosas. Estos servicios están creando una nueva generación de clientes hambrientos de sistemas de pago racionalizados y convenientes. Hoy en día, se registran gastos por valor de 348.000 millones de dólares sólo en pagos móviles y para 2022 esa cifra se disparará a casi 1,3 billones de dólares, un asombroso aumento del 272 por ciento en tres años. De hecho, hay pocos países en los que las transacciones electrónicas no crezcan más rápido que el dinero físico. Entonces, ¿qué significa esto para el dinero en efectivo y los cajeros automáticos que lo dispensan?

Contrariamente a la creencia popular, los cajeros automáticos no parece que vayan a extinguirse como los dinosaurios, al menos, no pronto. Estos siguen siendo extremadamente populares: Cada segundo, más de 400.000 dólares son retirados en 3,2 millones de cajeros automáticos por todo el mundo – eso es el 17 por ciento del PIB mundial. El dinero en efectivo es más barato, más anónimo y sigue siendo el pago más utilizado, constituyendo el 85 por ciento de las transacciones globales. Todo ese dinero tiene que venir de alguna parte.

Los cajeros automáticos han sufrido una gran cantidad de modificaciones desde que el banco Barclays de Londres instaló el primer modelo en 1967, pero están a punto de seguir evolucionando. La próxima generación de cajeros automáticos reducirá el tiempo que se tarda en sacar dinero de minutos a segundos, ofrecerá funciones de última generación como la banca por vídeo y aprovechará las capacidades biométricas para proteger la seguridad de los clientes.

Obtener dinero rápido

El cliente medio está más ocupado que nunca e incluso los usuarios de dinero en efectivo esperan que sacar dinero, sea tan rápido y conveniente como realizar pagos electrónicos; por suerte, los cajeros automáticos siguen el ritmo.

1,2 millones de cajeros automáticos en todo el mundo ofrecen ahora depósitos automáticos, un aumento del 10 por ciento con respecto al año pasado, lo que ahorra dinero a los bancos al reducir las frustrantes experiencias de los cajeros y clientes en las largas colas de los bancos.

La Torre es un nuevo cajero automático diseñado específicamente para dispensar dinero en efectivo rápidamente utilizando una tarjeta de débito, o incluso una huella dactilar, para completar una transacción que el usuario inició en su teléfono antes de llegar. Otros cajeros automáticos se dedicarían a transacciones más complicadas, agilizando así la experiencia de ambos tipos de clientes.

El reciclaje de dinero es una característica creciente en los cajeros automáticos. Esto significa que el efectivo depositado es el mismo que se dispensa. Es más barato para el banco y más rápido para el cliente y alrededor del 16 por ciento de los cajeros automáticos en todo el mundo son ahora capaces de hacerlo – un número que se espera que crezca en los próximos años.

La distancia hace que el servicio sea más fuerte

Aunque el número de cajeros automáticos disminuyó en un 1% por primera vez este año, debido al cierre de sucursales y al dinero móvil, todavía hay 3,24 millones de cajeros automáticos en todo el mundo. Más de la mitad de ellos se encuentran en China, Estados Unidos, Brasil, Japón e India, los cuales, exceptuando la India, experimentaron descensos en sus números este año. Sin embargo, en el resto del mundo -en particular en otros mercados emergentes- el número de cajeros automáticos está creciendo. Para 2024, todavía habrá 3,22 millones.

Esto es particularmente importante para las zonas remotas. Aproximadamente la mitad de los cajeros automáticos están ubicados lejos de las sucursales, un número que sigue aumentando, con los 15.000 cajeros automáticos fuera de las instalaciones construidos sólo en 2017. En estos mercados, los cajeros automáticos del futuro funcionarán como mini-sucursales, ofreciendo características que antes eran exclusivas de los bancos tradicionales, como la apertura de cuentas, el pago de préstamos y la dispensación de dinero de múltiples divisas de una manera más rentable y conveniente.

Estos avances son particularmente importantes ya que la industria busca formas de incluir a los 1,7 millones de personas sin acceso a los bancos del mundo, en particular en las zonas rurales y los países en desarrollo. En Chile y Egipto, por ejemplo, el 60 por ciento de los cajeros automáticos están fuera de la sucursal bancaria. Incluso en las economías avanzadas, como los Países Bajos y Suecia, el 70 por ciento de los cajeros automáticos están fuera de las instalaciones.

La Cooperativa de Crédito FirstOntario de Canadá, ofrece servicios de cajeros automáticos remotos en los que los clientes de las zonas rurales pueden utilizar un cajero automático para conversar por vídeo con un asociado bancario que puede ayudarles a pagar préstamos, obtener adelantos de efectivo o concertar citas. Servicios similares en Turquía y Singapur se alojan en cabinas insonorizadas y se comercializan como micro-sucursales en zonas donde un banco entero resultaría demasiado costoso.

La inclusión financiera, descrita por el Banco Mundial como un «elemento fundamental tanto para la reducción de la pobreza como para las oportunidades de crecimiento económico», es una prioridad de desarrollo mundial y los cajeros automáticos seguirán siendo una parte crucial de ella.

La seguridad es primordial y los cajeros automáticos lo saben

El creciente número de violaciones de los datos en los últimos años significa que la preocupación pública se centra en las finanzas y la seguridad cibernética. Mientras el dinero físico siga utilizándose, como es probable que ocurra en los años venideros, los cajeros automáticos seguirán estando a la orden del día. Esto significa que la próxima generación de cajeros automáticos debe estar atenta, aprovechando la tecnología punta para mantener a los clientes y sus finanzas seguras.

Muchos cajeros automáticos pronto funcionarán sin tarjeta, renunciando al plástico torpe e inseguro por la biometría que incluye escáneres de huellas dactilares y software de reconocimiento facial. El dispensador de efectivo es otra innovación que utiliza huella digital en lugar de una tarjeta, lo que acelera las transacciones y aumenta la seguridad del usuario. Los PIN son fáciles de robar, las huellas dactilares no. Aun así, están surgiendo otros cajeros automáticos, parecidos a las tabletas y que ofrecerán un servicio sin contacto, lo que los hará más fáciles de usar y menos propensos a transmitir gérmenes.

Una característica de seguridad crucial para todos estos cajeros automáticos del futuro serán las cerraduras de alta seguridad que ayudarán a los clientes a entrar rápidamente en los cajeros automáticos, al tiempo que evitan el acceso no autorizado. Ya sea debido a la velocidad, conveniencia, seguridad o desarrollo económico global, los cajeros automáticos siguen siendo muy importantes. Estos se están precipitando hacia un futuro en el que los clientes esperan que sean tan ágiles y accesibles como los pagos electrónicos a los que se han acostumbrado. En este futuro, el dinero sigue siendo el rey y los cajeros automáticos que lo dispensan importan más que nunca.

Equipo Editorial de dormakaba

Equipo Editorial de dormakaba

dormakaba es una de las tres primeras empresas de soluciones de control de acceso y seguridad en el mercado mundial.