Categorías: Sociedad

Cómo el COVID-19 está remodelando los hospitales

Hospital, Clinic, Operating Theatre

Los hospitales son el pilar más importante de la asistencia sanitaria. Desde que el COVID-19 comenzó a extenderse por todo el mundo, su importancia ha aumentado exponencialmente, no sólo para el tratamiento, sino también para las pruebas y el cuidado posterior. La comunidad de investigación médica documentó que hasta el 80 por ciento de los casos de COVID-19 pueden ser leves o asintomáticos. Sin embargo, cuando son severos, el COVID-19 puede requerir un tratamiento exigente en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales, equipados con dispositivos avanzados como los ventiladores. Por lo tanto, el COVID-19 está obligando a los hospitales y los sistemas de salud de todo el mundo a adaptarse a las necesidades de la crisis.

«El COVID-19 está remodelando los hospitales. En un futuro, no hay duda de que las mejoras en los hospitales y la máxima preparación se instaurarán en estos más allá de la pandemia».

 Haz clic para acceder al Tweet

Aún se desconocen los cambios a largo plazo en la atención sanitaria y los hospitales que el COVID-19 podría haber provocado. Sin embargo, en cuestión de meses, el COVID-19 está cambiando drásticamente los hospitales, de algunas de las siguientes maneras.

Aumento de la capacidad

A medida que se aceleraba el número de pacientes de COVID-19, la capacidad de camas de los hospitales y de la UCI era una de las dificultades más apremiantes a las que se enfrentaban los trabajadores sanitarios con el tratamiento. Si bien algunos países como Nueva Zelanda, Eritrea, Montenegro o Papua Nueva Guinea, eliminaron el virus a partir de julio de 2020, es probable que la capacidad de los hospitales siga siendo una preocupación para muchos otros durante el resto del año.

«Se está haciendo evidente que [los hospitales] van a tratar a los pacientes con Covid durante un largo período de tiempo.«

Kate Mullaney, estratega de marketing de atención médica en la firma de arquitectura HGA.

Muchos hospitales ya han ampliado su espacio y su capacidad utilizando hospitales de campaña emergentes o convirtiendo los otros departamentos en UCIs improvisadas. El COVID-19 está remodelando los hospitales forzándolos a adaptarse a la situación.

A medio y largo plazo, el Dr. Vineet Chopra, jefe de medicina hospitalaria del Michigan Medicine, cree que el aumento de la capacidad de los hospitales es la inversión más valiosa. Destaca algunas soluciones como la conversión de habitaciones individuales en dobles, la reducción de las admisiones de pacientes que no son de COVID, así como el alta de los pacientes de COVID-19 tan pronto como estén listos para salir, con el fin de optimizar los hospitales para las horas punta y la preparación a largo plazo para las crisis.

Abrazando la digitalización

Además, el COVID-19 ha obligado a los sistemas de salud a realizar consultas a distancia en casos no críticos. Después de la pandemia, los hospitales seguirán aumentando su capacidad digital para atender a sus comunidades a distancia.

Asimismo, en el caso de los pacientes que no tienen COVID, es probable que la primera respuesta «ambulatoria» sea por teléfono o en línea. Los gobiernos y los sistemas de atención de la salud de todo el mundo están trabajando cada vez más en la infraestructura sanitaria digital para reducir la carga física de los hospitales.

Minimizando el tacto y el contacto

Pocos acontecimientos históricos han concienciado al público sobre la higiene personal, en particular, las manos limpias, como lo ha hecho el COVID-19. Según la Organización Mundial de la Salud, las manos limpias son la medida más importante y eficaz no sólo contra el COVID-19, sino también contra muchas otras enfermedades infecciosas. Dado que tocar superficies contaminadas puede trasmitir el virus, el COVID-19 está reformando los hospitales para que sean lugares con el menor contacto posible.

Muchos expertos en diseño creen que el COVID-19 podría ser el inicio de un futuro con “manos libres”. Desde el acceso sin contacto y el pago sin contacto hasta las tecnologías de teletrabajo, las precauciones por evitar el contacto, han impulsado la demanda de todo tipo de manos libres.

Reformar los edificios de los hospitales para restringir la contaminación

Furniture, Bed, Building, COVID-19 is Reshaping Hospitals

Los hospitales estarán en el centro de la revolución sin contacto. Esto implica no sólo minimizar el contacto físico real, sino también optimizar el flujo de personas y hacer reformas espaciales en los hospitales para asegurar que el virus no pueda transmitirse.

Después de la pandemia, muchos más pacientes podrían entrar en un hospital por una puerta sin contacto. Aprovechando tecnologías como el reconocimiento facial, el personal del hospital podría llamar a los ascensores o entrar en las habitaciones para ayudar a los pacientes sin tocar nada, y al mismo tiempo, actuar más rápidamente.

Después de la pandemia, es razonable esperar flujos de pacientes y personal cuidadosamente diseñados, similares a los protocolos de seguridad y los flujos de pasajeros en los aeropuertos. Por ejemplo, los hospitales podrían programar las citas de los pacientes después de una primera consulta por teléfono o en línea. También podrían verificar e identificar a los pacientes y al personal en la entrada principal con diversas tecnologías de acceso, e incluso volver a verificarlos en cada departamento.

Los hospitales generales están controlando estrictamente la entrada y salida de sus diferentes áreas para evitar que el virus se propague por el hospital. Aparte de las tecnologías de acceso mencionadas anteriormente, podrían incluso hacer uso de las puertas de las esclusas para controlar también el flujo de aire que podría ser infeccioso no sólo para el COVID-19, sino para cualquier otra enfermedad de transmisión aérea.

«Aunque estas tecnologías no pueden sustituir una rutina de higiene personal consistente, pueden complementar la práctica de lavarse las manos regularmente y reducir los riesgos de infección en un edificio.«

Máxima preparación para una salud pública resistente

«Necesitamos concentrarnos en hacer el mayor bien para el mayor número de pacientes», dice la Dra. Laraine Washer, especialista en enfermedades infecciosas en el Michigan Medicine. Laraine enfatiza que la máxima preparación y planificación acelerará la capacidad de recuperación de los sistemas de salud, y añade: «La planificación debe comenzar con toda su fuerza ahora».

En julio de 2020, alrededor de una docena de vacunas se encontraban en diversas etapas de prueba en todo el mundo. Aunque la invención y la disponibilidad generalizada de una vacuna para el COVID-19 cambiaría el panorama, los hospitales aún deben emprender las reformas necesarias y actuar con cautela.

Sin embargo, como el COVID-19 sigue remodelando los hospitales, en un futuro lejano las mejoras en los hospitales y la máxima preparación darán sus frutos más allá de la pandemia.

Maged Elkady

Maged Elkady

Maged es gerente de soluciones en dormakaba Oriente Medio en Dubai. Es un planificador médico certificado e ingeniero de construcción de salud. Maged tiene más de 10 años de experiencia en diseño y planificación de hospitales, consultas de planes de negocios de salud y estudios de viabilidad, gestión de proyectos de salud y ejecución.