Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Flag
Logo, Leisure Activities, Person
Flag

Bioarquitectura: 5 impresionantes edificios que imitan la naturaleza

Bioarquitectura

«Estudia la naturaleza, ámala, permanece cerca de ella. Nunca te fallará», decía Frank Lloyd Wright, el célebre arquitecto estadounidense que diseñó más de 1.000 estructuras a lo largo de sus 70 años de carrera.

De hecho, artistas y arquitectos han encontrado inspiración en la naturaleza desde el principio de la historia.

Sin embargo, hay un enfoque cada vez más popular en la arquitectura que no sólo busca inspiración en la naturaleza, sino que también puede imitar sus soluciones. La bioarquitectura, también conocida como arquitectura biomimética o bioinspirada, es un campo interdisciplinar que suele colaborar con las ciencias de la vida para inspirar el diseño.

El diseño de la bioarquitectura incorpora la comprensión de las funciones, estructuras y principios biológicos de diversos objetos de la naturaleza por parte de biólogos, físicos, químicos y científicos de materiales, con características arquitectónicas normalmente alineadas con algún elemento natural local.

Aunque se trata de una disciplina joven, las estructuras biomiméticas se están imponiendo poco a poco a los enfoques tradicionales de ladrillo y mortero, proporcionando a la humanidad las soluciones que tanto necesita y un refrescante sentido estético de la naturaleza. A continuación presentamos cinco estructuras que ejemplifican algunas de las innovaciones y avances en este campo.

1. Proyecto Edén, Reino Unido

El Proyecto Edén, un jardín botánico de Cornualles (Inglaterra), es el mayor invernadero del mundo, situado en biomas tropicales que anidan en un cráter del tamaño de 30 campos de fútbol.

Fueron las pompas de jabón las que inspiraron los diseños ligeros y transparentes de las cúpulas geodésicas de los biomas del Proyecto Edén.

Bajo estas cúpulas en forma de burbuja, es posible experimentar una amplia gama de biomas, desde selvas tropicales hasta olivares mediterráneos.

2. Galería aborigen de Taitung, Taiwán

Lucas K- Doolan

Aunque la bioarquitectura es un enfoque relativamente joven en el diseño moderno, las comunidades indígenas llevan milenios imitando soluciones y patrones de la naturaleza en sus entornos construidos.

La Galería Aborigen de Taitung, en la ciudad taiwanesa de Taitung, rinde homenaje al arte, el patrimonio y la cultura del pueblo austronesio.

Su tejado ondulado de tonos azules se asemeja a un mar ondulado y recoge el agua de lluvia en cinco pequeños estanques en la plaza.

El diseño de inspiración biológica facilita un flujo de aire orgánico por toda la estructura, permitiendo que la luz del sol penetre a través de los árboles de nueces de escarabajo, helechos, flores de concha y otros tipos de vida vegetal austronesia, imitando la experiencia de estar en una selva tropical.

3. Estadio Nacional de Pekín, China

El Estadio Nacional de Pekín fue diseñado para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2008. Se ha vuelto a utilizar en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de 2022.

La estructura tiene forma de silla de montar, con las piezas de acero entrelazadas que se asemejan a un entramado de ramitas como si las hubiera puesto un pájaro anidando, lo que le valió el apodo de «Nido de Pájaro».

El «Nido de Pájaro» es la estructura de acero más grande del mundo, con su patrón inspirado en la cerámica cuarteada de estilo chino, lo que garantiza una visión óptima a los 80.000 espectadores que puede albergar.

4. El Nido, Namibia

Otro «nido» que se inspira en la naturaleza más inmediata se encuentra en Namibia, pero no podría ser más diferente del Estadio Nacional de Pekín en su planteamiento y escala.

El Nido, un refugio de safari sin conexión a la red eléctrica, construido íntegramente con materiales y mano de obra locales, eclosiona en medio del desierto de Namibia.

Está modelado según el nido de un tejedor sociable, miembro de la especie de ave tejedora endémica del sur de África, y se funde a la perfección con las resplandecientes dunas rojas.

5. Estación de Iidabashi, Japón

El metro de Tokio es una de las redes de transporte público más complejas, más utilizadas y, sin embargo, mejor y más optimizadas del mundo.

Sin embargo, incluso en la futurista capital japonesa, famosa por su tecnología punta, las soluciones e inspiraciones de la naturaleza añaden valor a la vida de los viajeros.

La estación de Iidabashi, una importante estación ferroviaria de intercambio, se diseñó para que pareciera un organismo vivo.

Como muchas maravillas de la naturaleza, sólo una parte de esta estación es visible desde el exterior. Sin embargo, el resto está escondido bajo tierra: Es una «semilla arquitectónica que germina bajo tierra» y crece hasta convertirse en una colosal flor de metal.

Artículos relacionados

Aunque el uso más conocido de la Inteligencia Artificial en sanidad es en las intervenciones quirúrgicas asistidas por robots, hoy....