Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Flag
Logo, Leisure Activities, Person
Flag

Cómo la Industria 4.0 está dando paso a una era sostenible

Industria 4.0

La reducción de las emisiones de carbono y de la contaminación es sólo una de las caras de la sostenibilidad, aunque suele ser la que más atención recibe. En realidad, la sostenibilidad tiene que ver con el desarrollo y el crecimiento de una manera ecológica y socialmente equitativa. Gracias a las tecnologías inteligentes de la cuarta revolución industrial -o Industria 4.0-, sectores como el de la construcción y la fabricación pueden ahora entrar realmente en una era sostenible.

La sostenibilidad es la principal estrategia empresarial para el futuro, como se destaca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Entre ellos se encuentra el impulsar áreas como la industrialización de bajo impacto, los edificios energéticamente eficientes y la fabricación de forma inteligente. Ahí es donde entra la Industria 4.0, que combina las operaciones físicas y la producción con la tecnología digital, la inteligencia artificial (IA) y el Internet de las cosas (IoT).

Pero para garantizar un futuro sostenible, las empresas y los organismos deben tomar medidas ahora, antes de que las condiciones medioambientales empeoren. La buena noticia es que algunos investigadores estiman que la tecnología de la Industria 4.0 podría reducir las emisiones hasta en un 15% para 2030. A continuación, se profundiza en el uso actual de la Industria 4.0 para ayudar a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Industria 4.0 y desarrollo sostenible

La Industria 4.0 no se refiere necesariamente a un conjunto específico de tecnologías, aunque elementos como la tecnología en la nube, el IoT y el «machine learning» son, sin duda, partes fundamentales de la ecuación. Estas tecnologías ilustran el objetivo principal de la Industria 4.0, que es fusionar los procesos físicos con la conectividad digital. Un edificio inteligente sostenible, por ejemplo, podría tener sensores IoT conectados que autorregulen el uso de la energía en función de la demanda y el uso en tiempo real.

Otro rasgo distintivo de la Industria 4.0 son los datos y el análisis de datos. Los dispositivos, equipos y usuarios conectados generan datos constantemente. Las herramientas de big data como la IA, el «machine learning» y el procesamiento de datos en tiempo real permiten a las organizaciones aumentar aún más la productividad, optimizar los procesos y potenciar el crecimiento. En el contexto del desarrollo sostenible, esto puede significar que las fábricas funcionen de forma más ajustada, con mayor eficiencia energética y con menos emisiones de carbono como resultado.

Construcción ecológica conectada

Las aplicaciones de la Industria 4.0 en la construcción van desde el diseño hasta la gestión continua. Los arquitectos utilizan ahora herramientas como el software de modelado de información de edificios (BIM) para optimizar los edificios para la sostenibilidad. Pueden diseñar edificios industriales y comerciales con elementos como bacterias ecológicas que reparan las estructuras de forma orgánica. El diseño y la arquitectura sostenibles pueden realizarse ahora teniendo en cuenta la tecnología de la Industria 4.0.

Una vez construidos, los sistemas de calefacción y refrigeración pueden autorregularse para lograr la eficiencia energética en tiempo real. Si las personas salen de una habitación, los sensores y los dispositivos de IoT indicarán que apaguen las luces y el aire acondicionado. La Industria 4.0 es un cambio de juego en la construcción sostenible porque los edificios inteligentes pueden funcionar de forma ecológica.

En última instancia, la tecnología de la Industria 4.0 podría permitir que los edificios fueran completamente de circuito cerrado en cuanto a uso de recursos, consumo de energía y sostenibilidad en general. Las aguas residuales podrían filtrarse y reciclarse automáticamente. Y los sistemas de IA analizarán continuamente los datos para realizar ajustes en tiempo real para un uso más sostenible de la energía.

Fabricación inteligente y sostenible

En cierto modo, el sector industrial ya aborda sus actividades con una mentalidad de sostenibilidad. Maximizar la producción, minimizando los residuos, es fundamental para el éxito y la rentabilidad. Y con un mayor número de organizaciones que reorientan sus procesos de fabricación para ser más ecológicos o cumplir con la normativa, la Industria 4.0 se está convirtiendo en el estándar de la fábrica inteligente del futuro.

La Industria 4.0 en la manufactura también se extiende a la cadena de suministro, donde los vehículos inteligentes pueden transmitir datos a un servidor en la nube para su análisis. Un sistema de IA puede entonces determinar qué rutas o modos de transporte tienen el menor impacto medioambiental. Y los controles medioambientales de la Industria 4.0 en las fábricas van mucho más allá de la calefacción y la refrigeración. Los sensores de filtración inteligentes podrían detectar un aumento de determinadas sustancias químicas o contaminantes y tomar medidas automáticamente para proteger la salud y el bienestar de los trabajadores de la fábrica.

Con la Industria 4.0, el crecimiento empresarial y la sostenibilidad medioambiental no tienen por qué ser mutuamente excluyentes. Industrias como la manufacturera y la de la construcción son, en muchos sentidos, la columna vertebral de la economía mundial. Los líderes empresariales no tienen que mirar más allá de las nuevas tecnologías para ayudar a esas industrias a crecer de forma sostenible.

Artículos relacionados

Dado que los índices de accidentes laborales mortales no dejan de disminuir, BIM sigue siendo una potente herramienta para mejorar....