Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Flag
Logo, Leisure Activities, Person
Flag

Las 3 grandes tendencias en seguridad del hogar para 2024 (y más allá)

La población urbana sigue creciendo, la digitalización despega en todas partes y los factores de riesgo cotidianos en nuestra vida no dejan de cambiar. Por todo ello, nuestras necesidades en cuanto a seguridad en el hogar experimentan una transformación continua.

En paralelo, el mercado mundial de la seguridad residencial continúa expandiéndose: tenía un valor de 51.900 millones de dólares en 2021 y se espera que alcance los 106.300 millones de dólares en 2030, incrementándose a una tasa media anual del 9%. Cada vez son más los ciudadanos que invierten en la protección de sus hogares, y se prevé que este sólido crecimiento continúe en un futuro próximo.

A medida que el mercado se amplía, también lo hace la gama de productos ofrecidos. Atrás quedaron los días de simples cerraduras y alarmas: las casas de hoy se están convirtiendo en refugios fortificados, que integran tecnología punta con medidas de seguridad tradicionales. Comprender la evolución de las necesidades de seguridad en viviendas y entornos residenciales es fundamental para diseñar casas que no sólo sean bellas y funcionales, sino que también proporcionen tranquilidad a sus habitantes.

Estas son algunas de las principales tendencias en seguridad residencial que dominarán nuestras vidas en 2024 y años venideros:

1. El Hogar Inteligente… y Proactivo

«Los procesos de seguridad no sustituyen a los productos de seguridad. Más bien son una forma de utilizarlos eficazmente para minimizar los riesgos», afirma Bruce Schneier, experto estadounidense en tecnologías de seguridad.

El ‘smart home’ ideal no se limita a reaccionar ante las amenazas a la seguridad, sino que se anticipa a ellas y las frustra antes incluso de que se materialicen. Por eso es un hogar inteligente proactivo, equipado con guardianes dotados de inteligencia artificial que son capaces de distinguir entre, por ejemplo, un pájaro o un insecto inofensivo y un intruso real.

Además, gracias a estas viviendas dotadas de tecnología se acabaron los días de andar a tientas con las llaves. En una casa inteligente proactiva es posible controlar a distancia las cerraduras de las puertas y los sensores de las ventanas para mayor comodidad y tranquilidad.

Este enfoque proactivo de la seguridad va más allá de los componentes individuales. Las casas inteligentes modernas están diseñadas para una integración perfecta, lo cual permite que las luces se enciendan automáticamente cuando se detecta movimiento. Esto no sólo disuade a posibles intrusos, sino que también crea un ambiente de confort, señalando la presencia de habitantes dentro de la casa. Al incorporar estas funciones al diseño de los hogares, es posible crear oasis de control, comodidad y tranquilidad para los residentes.

2. Fronteras Difusas Entre lo Digital y lo Físico

En un mundo en el cual cada vez resulta más difícil determinar si una fotografía generada por inteligencia artificial es real o virtual, las fronteras entre la seguridad física y la digital también se difuminan con rapidez.

Aunque las vallas y puertas tradicionales siguen siendo cruciales, cada vez se ven más reforzadas por los escudos invisibles del mundo digital. Los hogares ya no son sólo estructuras de ladrillo y cemento, sino centros digitales repletos de información personal y privacidad. Aquí es donde entran en juego los robustos sistemas de ciberseguridad, que actúan como fortalezas impenetrables para salvaguardar estos valiosos datos de los piratas informáticos.

Además, los sistemas de gestión de identidad añaden una capa más de protección, controlando meticulosamente quién puede acceder a las distintas funciones de una vivienda. Algo especialmente valioso en hogares multigeneracionales o en aquellos con visitantes frecuentes, ya que garantiza que sólo las personas autorizadas puedan desbloquear puertas, ajustar termostatos o acceder a datos confidenciales.

3. Privacidad: Un Problema de Seguridad Cada Vez Mayor

En la era de la hiperconectividad, que los espacios privados de nuestros hogares sean inviolables es más importante que nunca. Pero a medida que los residentes adoptan cada vez más la tecnología inteligente, puede aumentar la preocupación por la privacidad de los datos. Los arquitectos y constructores desempeñan un papel crucial a la hora de abordar estas preocupaciones, construyendo viviendas que permitan a los residentes controlar totalmente su seguridad y privacidad.

Empoderar a los residentes en su búsqueda de privacidad es cada vez más la norma en términos de tendencias de seguridad residencial para 2024 y más allá. Los dispositivos inteligentes deberán dar prioridad a la elección del usuario, permitiendo desactivar las cámaras con un clic o sellar electrónicamente las ventanas para una mayor intimidad. De este modo, los residentes podrán adaptar los ajustes de seguridad y privacidad a su nivel de comodidad individual, fomentando una sensación de control dentro de sus propios refugios conectados.

Por último, la encriptación de datos actúa como un escudo invisible, ofreciendo un nivel de protección que va más allá de la seguridad física. Al incorporar la encriptación de datos en el diseño, los residentes obtienen la inestimable garantía de que su información personal permanecerá ilegible aunque sea interceptada. Este enfoque integral genera confianza y permite a los ocupantes de la vivienda sentirse realmente seguros y tranquilos en sus hogares inteligentes.

El Futuro de la Seguridad en el Hogar es Proactivo, Conectado y Empodera al Usuario

A medida que los paisajes urbanos se transforman y la tecnología empapa la vida cotidiana, nuestras necesidades de seguridad cambian constantemente. Afortunadamente, el mercado de la seguridad residencial sigue el ritmo y ofrece soluciones innovadoras que van más allá de las alarmas y las cerraduras.

Desde guardianes con inteligencia artificial en casas inteligentes hasta integraciones perfectas entre lo físico y lo digital, el futuro de la seguridad en nuestras viviendas es proactivo, conectado y empodera al usuario.

Al adoptar estas tendencias, ahora en evolución, podemos crear hogares que no sean solo santuarios de confort, sino fortalezas de tranquilidad, preparados para afrontar con confianza el cambiante panorama de la seguridad.

Artículos relacionados

Para que las empresas tengan verdadero éxito, deben invertir en desarrollo sostenible mediante los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la....